La increíble historia de superación de Odom



OVACIÓN DEPORTES / FOTO: BRIDGET SAMUEL

Lamar Odom, exjugador de baloncesto, relató la impactante historia de como su vida se vio deteriorada por el consumo de cocaína.

Odom comentó parte de su etapa más oscura como persona.

“Cuando me levanté en la habitación del hospital en Nevada, no podía moverme. No podía hablar. Estaba atrapado en mi propio cuerpo. Me dolía la garganta como el infierno. Miré abajo y tenía todo los tubos que salían de mi boca. Estaba en estado de pánico. Al principio intenté quitármelo todo pero no podía porque mis manos estaban muy débiles. Las enfermeras llegaron corriendo a pararme. Tú piensas que has tenido un mal sueño, donde intentas salir corriendo de un monstruo o algo así pero no puedes correr. Tus piernas no funcionan como deberían y el monstruo está detrás de ti. Todo parecía estar a cámara lenta. Así es cómo me sentía. Estaba en shock total. No podía decir nada, nada inteligente. No podía hacer preguntas. Era la primera vez en mi vida que yo me sentía inútil. Yo me sentí como si yo fuera mucho más pequeño. Eso fue… fue real”, Señaló al portal Players tribune.

El alero señaló como inició en el mundo perverso de la drogadicción y recalcó que a cada momento del día consumía cocaína.

“Nunca quise tocar algo más fuerte que la marihuana. Definitivamente nunca toqué en ese momento la cocaína. De hecho, miré hacia abajo. Nunca lo intenté hasta que tuve 24 años, cuando estaba de vacaciones en verano en Miami. Y… ojalá pudiera decirte que había una razón para ello. No había. Fue sólo una decisión que tomé. Si supiera que iba a afectar mi vida de la manera en que lo hizo, nunca hubiera pensado en ello. Nunca. Pero lo hice. Resultó ser una decisión que me cambió la vida”, prosiguió.

Además, señaló que el motor fundamental para su recuperación fueron sus hijos.

“Los médicos me dijeron que justo antes de despertarme del coma, mis hijos habían venido a verme. Y eso me rompió el corazón porque había visto a mi propia madre en su lecho de muerte, con tubos que salían de su boca. Mis hijos es lo único que me ha hecho seguir adelante. He sido un tipo grande y fuerte toda mi vida, así que en cualquier momento mis hijos me ven en un punto débil como que es definitivamente difícil para mí. Mi hijo Lamar Jr. tiene 16 años. Él es tímido y ama el baloncesto. Es como yo pero más bonito. Mi hija, Destiny, tiene 18 años. Es hermosa e inteligente. Y ella no toma ninguna mierda. Cuando pude hablar de nuevo, me dijo directamente: “Papá, necesitas ayuda o no voy a hablar contigo de nuevo. Mis hijos vinieron a algunas sesiones de terapia conmigo. Y eso era especialmente importante, porque llegaron a soltarse, diciéndome cómo mi adicción los afectó también a ellos”. Acotó.

Finalmente, el ex jugador de los Lakers superó la drogadicción e hizo énfasis en que no fue fácil conseguirlo.

“Sirve para recordarme lo que se supone que es la vida. Me siento bien. Siento energía. Siento amor. Es como tomar mis vitaminas”. Concluyó.

(Visited 56 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments