Los problemas de Juan José Ávila



ANDRIW SÁNCHEZ RUIZ – EL NACIONAL

La mano extendida de Juan José Ávila, incipiente presidente de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, es el mejor ademán que puede hacer para señalar los retos que tiene su gestión. Cada uno de los dedos es un problema que debe atacar. Pero de los cinco, hay uno que le preocupa más que los demás: Las vicisitudes de negociaciones entre la Fundación UCV y Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira por el Estadio Universitario.

“Es lo que me preocupa más”, dijo, en una visita al diario El Nacional, el ejecutivo quien admitió que comenzaron las conversaciones con la rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha. “Yo creo que todo se va a resolver, pero no sé cómo. Las cosas están bastante fuerte de ambos bandos”.

Pero si el pacto entre las organizaciones capitalinas y el ente universitario tarda mucho en llegar, el circuito ya estudia alternativas para una nueva casa de melenudos y escualos.

“Quedamos en que no vamos a esperar a agosto o septiembre para saber en dónde van a jugar Caracas y La Guaira”, advirtió Ávila. “Se nombró una comisión con un representante de Leones, uno de Tiburones y uno de Tigres que estará coordinada por Domingo Santander (vicepresidente de la liga) y Rafael Gruzka (presidente de Caribes), porque queremos como mayo, cuando se realice la Convención Anual, como fecha límite para saber cómo se resuelve todo. Hay alternativas, se habla de Guayana, también de Acarigua, San Cristóbal, etc…”.

Los otros dedos. Cuando Ávila reconoció su preocupación por el Estadio Universitario, el puñado de retos se transformó en una cuarteta. La demanda que afronta el Programa Antidopaje por Álex Cabrera es una de las dificultades. “Allí va en marcha el programa, fíjense que este año se hicieron 122 pruebas”, señaló el mandamás.

Pero hay otros inconvenientes que están más al alcance del circuito como lo es la merma de calidad en los árbitros extranjeros. Para la temporada 2016-2017, el sindicado de umpires de MLB y MILB le recomendó no venir al país a los jueces, debido a la situación socioeconómica que atraviesa Venezuela. La liga tuvo que contratar a sentenciadores de ligas independientes.

“Tuve una reunión la semana pasada con Miguel Hernández (coordinador de árbitros de la LVBP) para que tuviera una conversación con Jorge Bauzá (supervisor de umpires de Minor League Baseball) y poder volver a contratar árbitros de Triple y Doble A”, explicó Ávila. “En caso de que no pudiéramos, sopesamos la idea de traer umpires de Grandes Ligas y Triple A que estén retirados de tales niveles”.

La baja asistencia a las plazas es otra preocupación representada con un dedo. Para atacarla, Ávila confesó que los equipos piensan adelantar la hora de los juegos los días de semana para atraer a los fanáticos. Por último, el indispensable pulgar se convirtió en el tópico de los dólares preferenciales.

“Hay que buscar las divisas”, comentó el presidente. “En este momento es muy difícil que la liga se sostenga sin esos dólares. Lo primero que vamos a hacer es la rendición de cuentas y luego la solicitud. El Gobierno Nacional nos ha apoyado, no veo por qué no lo va a hacer de nuevo”.

El Dato

En la Convención Anual, que se celebrará la segunda semana de mayo, en Barquisimeto, se estudiará la posibilidad de modificar la designación de equipos que se disputarán el juego por el comodín a las semifinales. La idea a votar es sumar la cantidad de victorias, tanto en la ronda regular y de la primera etapa de los playoffs, de los tres equipos perdedores en esta última fase.

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments