Chacín se alza como el as de San Diego



IGNACIO SERRANO | EL NACIONAL | FOTO: PRENSA LEONES DEL CARACAS

Jhoulys Chacín tuvo un estreno amargo con los Padres. Aquel 3 de abril, cuando defendió a su nuevo equipo por primera vez, fue castigado con severidad por los Dodgers de Los Ángeles, que le fabricaron nueve carreras, todas merecidas, en apenas 3.1 innings de labor.

El zuliano había sido instalado en lo más alto de la rotación de San Diego, la escuadra con la que firmó como agente libre casi a finales del receso invernal. Su efectividad quedó entonces en 24.30 y algunos sitios de análisis dejaron ver pesimismo sobre lo que estaba por venir para los californianos.

Chacín ha sido un verdadero número uno después de eso, coronando con su cuarta salida, la noche del miércoles. Frente a los Diamondbacks de Arizona y el astro Zack Greinke, mantuvo en cero el duelo de pitcheo que ambos sostuvieron hasta la novena entrada.

Los religiosos se llevaron el resultado, gracias a un cuadrangular solitario de Erick Aybar en la parte alta del último episodio.

El derecho marabino, que ha tenido decisión en sus cuatro incursiones, muestra una foja de 2-2, con 4.70 de efectividad. Sacando su tropiezo inicial, los números son mucho mejores.

Chacín ha lanzado 19.2 tramos a partir del 8 de abril. En ese recorrido, ha trabajado sin carreras en dos ocasiones y ha permitido tres rayitas en total. Su efectividad de 1.37 durante ese plazo es brillante. Tiene una relación de 13 ponches y 6 boletos, pero en dos de sus inicios apenas entregó una base por bolas.

“Definitivamente, uno se siente más estimulado cuando lanza contra ases como Greinke o (Madison) Bumgarner, contra ellos tienes que fajarte inning a inning”, declaró el diestro, citado por ESPN.com.

A Bumgarner, número uno de los Gigantes de San Francisco, también lo superó. Como en esta oportunidad, eso también pasó en el Petco Park, su nueva casa, donde todavía no le han pisado el plato y ha espaciado seis cohetes en 14.2 episodios.

El manager Andy Green analizó el desempeño de su pupilo.

“Golpeó las dos esquinas del plato con la recta, mostró un buen sinker y apeló a su slider más adelante”, señaló el estratega. “Greinke nos obligó a hacer muchísimo para poder superarlo”.

Chacín, más allá del esfuerzo que aportó, dio razones para justificar su gran rendimiento en el Petco Park.

“Estoy muy contento en casa”, le dijo al diario San Diego Union-Tribune. “Aquí, la pelota se me mueve muy bien. Sé dónde puedo ponerla, para tirar strikes. Puedo lanzar lo que quiero. Sólo tengo que ser consistente y hacerlo así cuando lance afuera”.

Su próxima presentación será la semana entrante. Le tocará en la carretera, el lunes, en Arizona. Posiblemente le verá la cara a Greinke, otra vez. El as de los Padres contra el as de los Diamondbacks.

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments