Lotería del Táchira, un equipo que pedalea por subsistir



FREDDY GONZÁLEZ | @Fre_Gonzalez

Dicen por ahí que luego de los momentos más difíciles,  en cualquier de los ámbitos de la vida, siempre termina por llegar la calma, y ese es el caso de Lotería del Táchira. El elenco de ciclismo más añejo del mundo,  con 49 años desde su fundación, vivió este 2016, una de las crisis más grandes en su historia, pero  afortunadamente, por lo menos por ahora, ha logrado resurgir, quizá no para llegar hasta la cúspide,  pero si por lo menos ha logrado levantar la cara y subsistir.

Luego de una investigación realizada y tras conversar con algunas personas vinculadas a la escuadra lotera, pude conocer que efectivamente la pasaron mal, sobre todo por los indetenibles aumentos de sueldos y el cesta ticket promovidos en este país, el alto costo del material deportivo,   que aunado a la disminuida venta del Kino Táchira y algunas malas decisiones internas, generó que los muchachos estuvieran muchos meses cobrando paupérrimas sumas de dinero.

Foto columna

Seguramente tras esta breve exposición y buscando señalados,  hay un nombre que retumba en la cabeza de la mayoría de quienes me leen, Fabian Uquillas, presidente de Sport Táchira (departamento deportivo del equipo de ciclismo), director también del Instituto del Deporte Tachirense y la Fundación del Atleta Tachirense,  hoy en día la cabeza más visible y en realidad  única que sobresale en la dirigencia del deporte público dentro del estado fronterizo, y sobre quien han  caído innumerable críticas a raíz de esta mencionada crisis.

Y la pregunta es, ¿tiene el señor Fabián Uquillas parte de la culpa de la debacle transitoria que atravesó el equipo más importante del país?, pues la respuesta, señores, no la tengo yo, porque falta mucho, pero mucho análisis para identificar eso, lo que sí sé, por voces de algunos de los mismos corredores, es que quizá a Uquillas entre tantos cargos que posee dentro del deporte tachirense,  le falta tiempo para atender todas sus funciones con suficiente dedicación. Así es, que como reza el dicho, es mejor tener un pájaro en mano que 100  volando, y es posible que si el mandamás delegara responsabilidades en otras personas capacitadas y priorizara las suyas, esta problemática hubiese sido un poco más llevadera.

Ahora,  por fortuna, y para el alivio de todos los amantes de las bielas no sólo en el estado Táchira sino a lo largo y ancho del país, hoy por hoy el agua volvió a su cauce, los corredores  volvieron a ser atendidos, están ganando las sumas del bono alimentario completo y al día, ya se les cancelaron aguinaldos y regresaron  a las bicicletas,  y aunque varios de ellos no en la mejor forma física, normal tras tanta para, retornaron con la convicción intacta para seguir alegrando a la fanaticada e ir en busca del título del giro andino, el cual desde hace ya casi cuatro años se les ha hecho esquivo.

Así que, larga vida le auguro desde mi espacio al elenco de la casa de beneficencia, mística escuela de garra sobre dos ruedas, que ojalá no vuelva a transitar por los embates de la incertidumbre,  que tenga,  no solo ahora que viene la Vuelta, sino siempre, el soporte de quienes lo debe tener, y que continúe siendo patrimonio del ciclismo de nuestra nación.

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,