Lilibeth Chacón, una deportista con un grillete muy peculiar




Freddy González | FOTO: MSC Noticias

Desde hace unos años para acá han disminuido,  por no decir extinto,  los grandes ídolos del ciclismo venezolano,  y es que luego de que hombres como Carlos Maya, José Rujano, Leonardo Sierra, Carlos Ochoa o Jackson Rodríguez, por mencionar algunos, se convirtieran en referencia del pedalismo nacional, hemos visto como en la actualidad se ha venido esfumando la generación dorada de nuestro deporte. Sin embargo, para fortuna de todos, la figura de la rutera femenina Lilibeth Chacón se vislumbra como  el relevo de este grupo de excelsos calapedistas.

Y con todo el respeto que se merecen las buenas ciclistas que han pasado y pasan por la disciplina, en este muchacha de tan sólo 24 años, el deporte a pedal criollo cuenta con una verdadera gema, que está llegando a su máxima madurez como deportista  y se encamina a  romper todos los parámetros de triunfo.

Como la llaman sus seres más cercanos, “Lili”, nacida de la población tachirense de El Piñal, criada bajo un techo de la más pura humildad,   ha venido demostrando desde muy pequeña todas sus capacidades,  cumpliendo un crecimiento deportivo ideal, ganando casi todas las medallas dispuestas en sus comienzos entre las modalidades de pista y ruta dentro de Juegos Nacionales, Juegos Bolivarianos y Juegos Centroamericanos y del Caribe, además de convertida desde muy joven en tricampeona panamericana,  que  aunado a dos participaciones en Campeonatos del Mundo, le han dado un total reconocimiento de carácter nacional.

Ahora bien, el año 2016 definitivamente marcó un antes y un después para la pedalista, pues  pasó de ser de una gran atleta  a consolidarse como  una figura internacional.  Y es que luego de probar en el Team Cycling Girls de Colombia, al cual llegó a prueba,  terminó abriéndose su  lugar a pulso dentro de la nómina,  para posteriormente disputar el  primer Tour femenino y Vuelta al país cafetero, consiguiendo valiosísimos resultados (3era en la general del Tour y 2da en la Vuelta, campeona de la montaña, mejor extranjera), los cuales  la llevaron a conquistar la admiración de todo un pueblo ciclístico neogranadino, además de  ganarse la renovación del contrato con esta seria escuadra de élite en la que ahora es la líder sin atenuantes y dejando la mesa servida para que este 2017 batalle por la gloria dentro de su segunda temporada internacional.

No todo es color de rosa para LIlibeth

Sin embargo, y como en la vida no todo puede ser color de rosa, la atleta VENEZOLANA ha vivido en los últimos tiempos un verdadero calvario  en su parte legal, que ha imposibilitado que asuma su vida deportiva tranquilidad y  termine de desplegar todo su brillo, pues según la misma Lilibeth, ha sido muy difícil mantenerse por fuera del país y tener todos sus papeles en orden a nivel nacional.

En primer orden,  actualmente a la ciclista,  pese a muchos intentos y todas las maneras posibles,  desde los entes oficiales encargados no la han apoyado en la aprobación de la licencia internacional para encarar el  calendario ciclístico colombiano, en segundo lugar, no se le ha contribuido  para que pueda permanecer en la selección nacional para este año de competencias internacionales,   y por último, no ha existido ningún tipo de apoyo para para tramitar su pasaporte, hecho que la llevó a  irse por carretera a la ciudad de Bogotá con el documento vencido y los riesgos que esto implica, y que la tiene ahora,  a punto de ser despedida por su equipo, que esperará unas pocas horas más por alguna solución, o que de lo contrario,  pasará por la pena de enviar a la “gema” a casa.

Sin lugar a dudas lamentable lo vivido en el caso de esta joven VENEZOLANA, que mientras lo único que aspira es conseguir la gloria para ella, su familia y su país, cuenta con unos compatriotas que escudados en sus cargos políticos, se han dado a la tarea de poco a poco, ir despreciando su carrera deportiva.

(Visited 129 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments