Mohoric logró su vitoria más importante en Cuenca



EFE

Ganó el más listo, un joven esloveno que sacó de la escapada del día la victoria más importante de su incipiente carrera profesional. El campeón del Mundo juvenil 2012 y sub’23 en 2013 con solo 18 años, sorprendió con un ataque en la subida al Alto del Castillo, entre los monumentos de la capital conquense.

Allí arrancó, se le unieron tres rivales y volvió a arrancar en el descenso. Insistió hasta quedarse solo, ya hasta meta. Levantó los brazos en la ciudad patrimonio de la Humanidad, con tiempo para el deleite. Aventajó en 16 segundos al polaco Pawel Poljanski (Bora) al español José Joaquín Rojas (Movistar) y al belga Thomas De Gendt (Lotto Soudal).

Mientras la juventud tomaba Cuenca, los favoritos aún rodaban a más de 8 minutos, sin ataques en la subida, en día de tregua y buenas intenciones, ya que las fuerzas harán falta los próximos días ante la llegada de más montaña.

Tablas en la alta jerarquía de la general. Día de transición, pero 207 kilómetros bajo el sol desgastan lo suyo. Froome se dio otro garbeo por el podio para enfundarse el maillot rojo. Mantuvo los 11 segundos sobre el colombiano Esteban Chaves (Orica) y 13 respecto al irlandés Nicolas Roche (BMC).

Etapa que comenzó magullada por una montonera en la marcha neutralizada que perjudicó a unos cuentos corredores, entre ellos al portugués Rui Costa. La carrera hubo de pararse. Luego se formó la fuga de turno con 14 valientes y el resto a perseguir al ritmo que determinó el Sky del líder.

Se metieron en la avanzadilla definitiva De Marchi (BMC), Carapaz, Rojas (Movistar), Poljanski (Bora), Gougeard (Ag2r), De Tier (LottoNL-Jumbo), Mohoric (Emirates), De Gendt (Lotto-Soudal), Courteille (Francaise), Maté y Anthony Pérez (Cofidis), Reis (Caja Rural) y Reyes y Jetse Bol (Manzana-Postobón).

El belga de Gendt, ganador de la etapa del Mont Ventoux en el Tour 2016 luchó por los puntos de la montaña y coronó en cabeza el Puerto de La Montalbana y el de Santa Cruz de Moya. Hubo entendimiento hasta que estuvo claro que la victoria se iba a jugar delante, con una ventaja de 7 minutos a 33 de meta.

El francés Alexis Gougeard (Ag2r) encendió los petardos atacando a 21 kilómetros para la línea de meta, cuando el holandés Jetse Bol (Manzana-Postobón) era líder virtual.

Pero el protagonista estaba por llegar, en el punto más esperado. El juvenil Mohoric sabía, como los demás, que si llegaban todos juntos al esprint iba a ganar Rojas, que para eso es esprinter. Por eso el esloveno jugó la ficha de la insistencia.

Demarró cuando empezaron los 2 kilómetros de ascenso al 7 por ciento de desnivel al Alto del Castillo. Se unieron Rojas, primero, Poljanski y de Gendt después.

Incómodo el muchacho insiste en el descenso, se juega el tipo, se marcha de nuevo y abre hueco. Maniobra definitiva. Mohoric, el único ciclista de la historia capaz de ganar el Mundial juvenil y sub’23 de manera consecutiva, cuando tenía 17 y 18 años. Algo insólito.

Una perla que empezó a montar en bicicleta con 12 años porque en su pueblo, Kranj, de apenas 100 habitantes, admiraba a su vecino ciclista. Tras militar en el equipo Sava continental el Cannondale le echó el ojo y allí estuvo dos años. Luego pasó al conjunto de los Emiratos y en 2018 estará con el italiano Vincenzo Nibali en el Bahrain.

Fue el protagonista del día a falta de pelea entre los gallos, que guardaron fuerzas para la llegada de Xorret de Catí y Cumbre del Sol, donde esperan muros. “La Vuelta es muy dura, llevamos siete días y parece que llevamos dos semanas de carrera”, dijo Alberto Contador en la salida de Lliria.

La octava etapa llevará al pelotón de Hellín a Xorret de Catí con un recorrido de 199,5 kilómetros.

Viernes 25-08-2017

(Visited 8 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments