¿Realmente sirven los complementos alimenticios?



Los suplementos alimenticios son una alternativa utilizadas por muchos atletas y personas que buscan mejorar su rendimiento corporal

BBC MUNDO | FOTO: CORTESÍA 

Los suplementos alimenticios están de moda y aprovechan la obsesión que muchos han desarrollado por tener un cuerpo diferente.
En nuestros días, miles de suplementos nutricionales declaran ser el “Santo Grial” para alcanzar los músculos con los que tanto has soñado o para eliminar los kilos que has ido acumulando al paso de los años.
La pregunta ¿Realmente sirven los complementos alimenticios como factor decisivo para alcanzar objetivos?
Un tema muy complejo, “Un suplemento es una ayuda extra que potencia los efectos de nuestro organismo durante el ejercicio físico y posteriormente durante los descansos”; “se supone que nos hace conseguir cuerpos o un rendimiento deportivo extraordinario”, así menciona Juan Francisco Marco, profesor del Centro de Alto Rendimiento Fitness en España.

Marco hace hincapié en las palabras “se supone” porque advierte que este tipo de suplementación se está utilizando mayormente a nivel estético con el fin de conseguir más masa muscular y menor porcentaje graso que para incrementar el rendimiento físico.

El profesor y especialista en preparación física advirtió que “si no se hace ejercicio estos suplementos no sirven”. Lo que se estaría acumulando es una serie de sustancias que van hacer trabajar principalmente al hígado y a nuestros riñones para tratar de eliminar las que no se consuman. Eso puede ser negativo.

Los suplementos que más se consumen en el mundo del ejercicio físico son las proteínas, aunque también muchas veces se busca un refuerzo de vitaminas, minerales o carbohidratos.

El primer nivel de suplementos son los que se consiguen de manera natural y no tienen efectos secundarios, aunque es importante establecer hasta qué punto son necesarios.

“Si una persona lleva una alimentación correcta y equilibrada, se supone que atendiendo a las necesidades de su actividad física, ya tiene cubierto el aporte de proteínas, vitaminas, carbohidratos y minerales suficientes como para evitar tener que gastarse mucho dinero en suplementación extra”, considera Marco.

“Es posible subir a un segundo nivel y utilizar productos como la creatina para aumentar el rendimiento, lograr una mayor recuperación y más rápida, también aumentas la fuerza y te estimula”.

A partir de allí se comienza a abrir un abanico de opciones que bordea los límites de lo que es saludable y de lo que está permitido.

“Depende de la sustancia y del país. Puede haber un tope natural porque hay sustancias que potencia la secreción de testosterona y de hormona de crecimiento, como por ejemplo el llamado tribulos terrestris, que es una planta de zonas tropicales, o la yohimbina, su equivalente en los países africanos”.
Los batidos de proteínas pueden sustituir una de las comidas para suplir las necesidades en función del tipo de ejercicio que se realiza.
Esta última también se suele recomendar para tratamientos de disfunción eréctil, por lo que muchos países regulan su uso hasta el punto de considerarla como dopaje en el ámbito deportivo.

Riesgos

El siguiente paso es la suplementación sintética, tipo anabolizantes o esteroides, que de ser utilizada adecuadamente puede servir como un complemento para el tipo de ejercicio que se esté realizando.

El problema es cuando se utilizan estos productos sin conocer la función para la que fue desarrollado o no se busca asesoría profesional.

“Al no hacer el nivel de ejercicio adecuado para consumir estos productos se está pidiendo a nuestro organismo que trabaje de más para eliminar los excesos que se acumulan en el cuerpo”, dijo Marco.

“Otro de los riesgos que hay, que la gente no suele tener conciencia de ello, es que el abuso de esta suplementación, así sea natural, puede producir que muchas funciones vitales del organismo se hagan vagas, dejen de sintetizar por sí mismas ciertas sustancias porque estás acostumbrando al organismo a que se las aportas desde afuera”.

El problema es que se genera un círculo vicioso en el que la persona siente la necesidad de su consumo a medida que viendo sus efectos.

“El momento en que dejas de tomarlos se produce un proceso involutivo muy grande. La pérdida de masa muscular es brutal en el momento que dejas de tomar este tipo de suplementación”, advirtió el especialista de Alto Rendimiento.

La industria de los suplementos dietéticos ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. “La tendencia es volver a tomar o dar el siguiente paso hasta que se llega a un punto en el que se apuesta por productos anabolizantes mucho más agresivos, como el clenbuterol, de la propia insulina o incluso del synthol, que es en sí aceite de aviones”.Estos productos suelen tener efectos secundarios que de no ser controlados puede causar diabetes, impotencia, fallos cardiacos, renales e incluso la muerte.

Acércate con tu nutriólogo y permite que te asesore de una manera correcta sobre que suplemento tomar; recuerda, el complemento funciona solo si haces actividad física.

(Visited 979 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments