El campeón de las sillas verdes (vacías)



OVACIÓN DEPORTES/@jrgarciac

El Deportivo La Guaira es sin duda uno de los mejores equipos del fútbol nacional en los dos últimos años. Su victoria en la final de la Copa Venezuela frente al Deportivo Lara le permitió anexar a su vitrina su segundo trofeo seguido en esa competición.

En el Torneo Adecuación va en el primer lugar y seguramente estará en el octogonal en el que se definirá el título, ese que dejó escapar en el Apertura 2014 en medio de una reñida disputa con Trujillanos FC.

En lo deportivo todo marcha bien, pero es duro ver a un equipo celebrar un título ante una ínfima concurrencia y con las sillas verdes del estadio Olímpico como único espectador.

En su último encuentro, el equipo litoralense superó 3-2 a Estudiantes de Mérida. Recibió a 793 personas. Llamarlo fanaticada, tal vez, sería un exceso.

Si quienes invierten en el Deportivo La Guaira lo hacen con fines lícitos –y no de otra índole o, como en muchos casos, políticos con la intención de sumar popularidad sin importar si se recupera el capital ¿Cuál es el futuro del equipo?

Los ingresos por clasificar a Copa Sudamericana son jugosos, pero no se puede depender solo de eso. Cualquier persona que invierte en una empresa espera un beneficio económico, y en el fútbol venezolano la impaciencia o la desgracia de estrellarse con el muro que dice: “Esto no es rentable”, acaba por imponerse.

El Deportivo La Guaira tiene tiempo trabajando con un cuerpo técnico que está en el Top 3 del fútbol nacional. Lo encabeza su entrenador, Leo González, que es uno de los de mayor proyección. Pero historias como estas se han repetido muchas veces en el balompié criollo.

La falta de una fanaticada –es verdad, Caracas FC pasó por eso, pero le costó más de una década crear fieles asistentes al Brígido– y jugar en una ciudad distinta a la que lleva el nombre de la institución podría condenar a mediano plazo a la desaparición del equipo.

Si los que están detrás del Deportivo La Guaira en lo económico desean seguir insistiendo, sin buscar mecanismos para lograr que la gente se identifique con el equipo, podrán seguir trabajando en lo deportivo, pero continuarán teniendo como único espectador a las sillas verdes del estadio Olímpico, que para ñapa comparte con tres clubes.

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,


Show Buttons
Hide Buttons