Las Estrellas Orientales vencieron a Cangrejeros de Santurce
4 febrero, 2019
¿Bryce Harper es un jugador de 300 millones de dólares?
4 febrero, 2019

Los 32 fantasmas que rodean a la selección argentina

Foto: EFE

El combinado albiceleste, luego de su último título, ha estado en siete finales las cuales se jugaron en 1995, 2004, 2005, 2007, 2014, 2015 y 2016

Yoiner Vanegas | @SoyVanegasG |

En el Estadio Do Maracana, Brasil, luego que el árbitro Nicola Rizzoli diera los tres pitazos dando por finalizado el Mundial Brasil 2014, volvían a postrarse sobre los argentinos los fantasmas que han mantenido a su selección sin obtener el ansiado trofeo, La Copa del Mundo, durante 32 años.

Todo un país vio cómo se repetía la historia contra su “bestia negra”, Alemania, tantos años después, el mismo resultado de la final de Italia 1990, mismo color de uniforme y mismo campeón. La albiceleste, vio cómo nuevamente la oportunidad de coronar a una generación se esfumaba.

El último gran trofeo obtenido lo consiguieron en el año 1993 coronándose campeones de la Copa América realizada en Ecuador. La última vez que un capitán argentino levantó el trofeo mundialista fue de la mano del histórico Diego Armando Maradona en 1986, en el Mundial de México. Desde entonces generaciones talentosas de jugadores han padecido la presión de una sociedad que vive el fútbol de una forma diferente.

Un país durante todo este tiempo se ha realizado la misma pregunta, que tanto protagonistas y especialistas no encuentran una única respuesta, ¿Por qué Argentina no ha ganado un título importante en más de 20 años?, ¿A qué se debe?

En Argentina el fútbol es un tema distinto, forma parte de la idiosincrasia de sus ciudadanos y por eso se distingue. Es un tema cultural que adoptaron en todos los niveles, por lo tanto no ganar, resulta hasta una ofensa al orgullo.  Existe tanta presión y frustraciones deportivas, que, incluso, figuras reconocidas han dicho que lo único que importa es ganar o de lo contrario las críticas son inevitables.

Para Alfio “El Coco” Basile, quien dirigió el último plantel de mayores argentinos campeón, ganar es lo único que evita que el hincha albiceleste no critique a sus representantes deportivos. “Nosotros somos argentinos, no somos americanos. Si nosotros no ganamos la final, sabemos que las críticas van a llegar de todos lados. Lo sabe el Tata (Martino), lo saben los jugadores, lo saben todos”, señaló a un diario argentino en 2016.

¿Por qué no ganan un título?

Daniel Bertoni, campeón del mundo en 1978 y delantero de aquel combinado, en el diario Clarín, acusó a la falta de organización en el futbol argentino “Que la Selección no haya ganado nada es producto de toda la desorganización que hubo durante este tiempo, en los que tuvimos muy buenos jugadores y pensamos que éramos los mejores”.

Mientras tanto Néstor Apuzzo, quien ha sido entrenador y exjugador de clubes nacionales, coincide que el problema ha radicado en las fallas de planes.”Por muchos años nunca hubo una infraestructura ni orden. Quienes mejor hicieron las cosas fueron Menotti, que marcó un antes y un después en el fútbol argentino, Bilardo, que fue un adelantado y Pekerman, quien mejor llevó las Inferiores”, declaró para el mismo medio.

La eterna comparación

La búsqueda de un salvador y un “mesías” también ha sido tema en la opinión pública argentina. Andres Moreau, quien vivió en ese país y es periodista deportivo, cree que los seguidores albicelestes no comprenden bien lo que es preparar una generación de deportistas para ganar “Los argentinos quieren ganar con un diez como Maradona y viven de la eterna comparación entre Messi y Maradona. Para mí mejor es Messi, pero el futbol cambió y no se depende de un solo jugador. Francia acaba de ganar el mundial con un juego en equipo. El juego individual se acabó” sentenció.

Oportunidades esquivas

La escasez de títulos ha estado cerca de cerrarse en varias oportunidades pero, al final, es otro quien levanta el galardón. Después del 4 de julio de 1993, y ese último título, Argentina ha estado en 7 finales: una ante Alemania en el Mundial 2014, dos contra Brasil (en las Copa América 2004 y 2007), dos ante Chile (Copa América 2015 y Centenario 2016), dos de Copa Confederaciones 1995(ante Dinamarca, llamada entonces Copa Rey Fahd) y 2005 (ante Brasil).

Perder todas esas finales para el hincha resulta en fracasos. Sin embargo Moreau, cree que llegar a tantas finales no es sencillo y que cuesta ganarlas.

“Eso no me parece fracaso, llegar a seis finales es complicado. Pasa que el argentino siempre pide ser campeón por la idiosincrasia en la que viven. Creen que el futbol se juega con testículos y no con el cerebro y psicología”.

¿Malditos?

Como hecho curioso las supersticiones también han sido tema social. Luego de 25 años existe un sector importante que opina que la suerte no ha estado a favor del combinado.

Son tan fuertes las supersticiones que existe un mito urbano conocido como “La maldición de Tilcara”, hecho atribuido a la visita en 1986 de la selección, junto a su entrenador Bilardo a Tilcara, donde prometieron a la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral regresar si salían campeones, cosa que no cumplieron, ¿Volverán? …

Comentarios

comentarios