Goleado y frustrado



LUIS PICO – @picoluis01 | FOTO: EFE (REFERENCIAL) 

Han sido puros golpes los que se ha llevado Zamora en la Copa Libertadores 2017. Todos sus intentos de levantarse y reponerse cuando ha intentado venir desde atrás han sido en vano y le han generado puras frustraciones.

Así como cuando debutó ante Gremio en “La Carolina”, en un partido en el que cayó 0-2, y en Defensores del Chaco, donde perdió 1-2 contra Guaraní, la historia se repitió nuevamente este miércoles, otra vez como local, para salir vapuleado 1-4 contra Deportes Iquique.

El compromiso no pudo arrancar de peor manera para Zamora, que cuando todavía se ordenaba en la cancha e intentaba presionar al rival para imponer su ritmo de juego, se topó con un penalti para Iquique producto de un dudoso empujón que el árbitro no dudó en pitar, para que el delantero  Diego Bielkiewicz abriera el marcador cuando apenas transcurrían seis minutos del primer tiempo.

De allí en adelante el conjunto llanero intentó recomponerse, sabiéndose urgido de sumar sus primeros puntos en la Libertadores, pero la cuesta se le iba a hacer todavía más empinada cuando volviera a toparse con Bielkiewicz, que al minuto 20 conseguía cabecear en el área pese a estar rodeado de tres defensores para ampliar distancias.

Pese a ir por debajo en el marcador, como lo ha estado en cada uno de los cotejos que previamente había disputado (todavía desconoce lo que es estar en ventaja), Zamora, con más orgullo que fútbol, trataba de proponer y buscar aproximarse a la portería de Iquique, que una vez comenzó la segunda mitad, decidió retroceder metros en la cancha, replegarse y ceder la pelota para los locales, que se volcaron al ataque con Erickson Gallardo y César Martínez como puntas de lanza.

Pero tanto Gallardo como Martínez lucían como espadas sin filo, pues todos sus intentos, tanto por la vía del juego aéreo como en jugadas colectivas, a pesar de merodear la portería contraria, no inquietaban, bien fuera por falta de precisión en metros finales o de puntería a la hora de definir.

Y eso lo pagó caro: justo cuando peor lo pasaba Iquique, cayó el tercero, otra vez con Bielkiewicz como protagonista, no como anotador pero sí como asistidor, dejándole la pelota servida a  Felipe Reynero para que solo tuviera que empujarla y hundir más el dedo en la llaga al 66, en lo que ya parecía un duelo definido pese a tener más de 20 minutos por delante.

Ni siquiera sirvió el descuento

Goleado y frustrado, mas no rendido, Zamora insistió en por lo menos meter el gol del honor ante su hinchada. Y lo logró con un protagonista que recién entraba en cancha: Nelson Pérez, quien aprovechó un centro de Gallardo, incansable desde el inicio.

No hubo tiempo, sin embargo, si quiera, de un arrebatón, ya que Iquique reaccionó y metió el cuarto, obra de Manuel Villalobos ya en el epílogo, en contraparte de un conjunto llanero al que sigue sin salirle una, y que aunque es vigente campeón absoluto de Venezuela, está sin puntos luego de tres jornadas disputadas, ocupando lo más bajo de su grupo.

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments