Maradona moviliza el fútbol colombiano para pedir la paz



OVACIÓN DEPORTE/ EFE

El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona reunió hoy en Bogotá a algunos de los grandes nombres históricos del balompié colombiano en un partido para reclamar la paz en el país suramericano.

Poco a poco nombres como Freddy Rincón, Faustino “Tino” Asprilla o Adolfo “Tren” Valencia ocuparon el estadio metropolitano Techo de Bogotá ante el deleite de la afición que esperaba la salida del icono argentino del fútbol.

Maradona, con su evidente sobrepeso y su eterno diez a la espalda, entró el último en la cancha con una carrera para unirse a sus compañeros.

Asediado por las cámaras, “Pelusa” se movió para calentar los músculos y luego se abrazó con muchos de los jugadores en el campo de juego que se convirtió en un improvisado estudio para tomarse fotografías del momento histórico.

Antes del saque de inicio, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, le entregó al exfutbolista una reproducción de la célebre barca labrada por los indígenas prehispánicos muisca en oro, uno de los iconos más conocidos de la ciudad que puede verse en el Museo del Oro de la capital.

Durante su discurso, Petro recordó que Nelson Mandela también se sirvió del deporte para buscar la paz entre negros y blancos en Sudáfrica y señaló que Colombia lleva “más de 60 años de guerra” en la que no solo combaten guerrilleros, soldados o paramilitares, sino que “el fútbol terminó siendo instrumento de la violencia”.

“Hoy queremos con las barras y las hinchadas populares hacer del fútbol un instrumento de paz, no solo en los estadios sino en los barrios”, señaló.

Tras el saque de honor, se inició el partido con los jugadores distribuidos en dos conjuntos, uno con los amigos de Maradona y el otro con exfutbolistas de los dos equipos históricos de Bogotá: Millonarios e Independiente de Santa Fe.

Pese a la evidente falta de ritmo, Asprilla intentó destacar aunque el físico no le acompañó. Sin embargo, su pasión le llevó a luchar cada balón como si fuera el último y protestar airadamente las decisiones del árbitro dándole aire al encuentro.

En la primera parte se vio a Maradona evidentemente cansado, asfixiado por los 2.600 metros de altura a los que se encuentra Bogotá y con las rodillas doloridas, pero intentó satisfacer al público recordando sus grandes noches con el Nápoles, Boca Juniors o la selección argentina.

Ante su falta de forma, Asprilla volvió a ser sustituido -en este caso del once titular- por Carlos Gutiérrez, quien entró en la cancha con una sonrisa en la boca.

Los goles se hicieron esperar hasta una segunda parte en la que el local Freddy León anotó un tanto que, paradójicamente, fue rechazado por los aficionados locales que se habían desplazado hasta el estadio de Techo, situado en la populosa barriada de Keneddy.

El empate lo anotó el exjugador de Atlético Nacional, el argentino Sergio Galván Rey y, al filo del final del encuentro, el árbitro Wander Mosquera sancionó un piscinazo de Maradona en el área que el propio astro lanzó para romper el empate y anotar un gol por la paz en Colombia.

Y es que como le cantó Manu Chao, Maradona “no se equivoca frente a cualquier portería”.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments