Vinotinto: ¿Es necesario comenzar a exigir?



@albertoGarde3/ @LaPizarraDelDT

No tengo muchos años viendo el fútbol, tan solo todos los que llevo de vida: veinte. Por tal motivo crecí viendo a jugadores nacionales que poco a poco se iban convirtiendo en estrellas, en ídolos, en dignos representantes de un país que apenas comenzaba a crecer en el ámbito deportivo, específicamente en el fútbol.

José Manuel Rey; Gilberto Angelucci; Luis “Pájaro” Vera; Ricardo David Páez; Ruberth Morán; Juan Arango; Jorge Alberto “Zurdo” Rojas; Luis Vallenilla Pacheco; Gabriel Urdaneta; Leopoldo  “Paragüita” Jiménez y toda esa camada de jugadores a los que les tocó una tarea importante dentro del fútbol venezolano: comenzar a sembrar poco a poco la pasión que desata el balompie dentro de un país netamente beisbolero.

Generación de héroes

Analizando la tarea nombrada anteriormente, podemos decir que esta generación cumplió con su trabajo (un tanto complicada): ir borrando la frase “Venezuela es la Cenicienta” dentro del libro del fútbol sudamericano y poner en su lugar “Selección Nacional de Venezuela”.

Por medio de esta generación de jugadores, se logró ese cambio. Ese en donde dejábamos de ser el equipo “fácil” al que todo el mundo podía golear, a uno en donde a pesar de las derrotas, el esfuerzo del rival se tenía que hacer presente para poder lograrla e incluso, una generación que lograba triunfos importantes, como el conocido ‘Centenariazo’ ante Uruguay, por ejemplo.

4

Entonces no hay duda que para ese momento habíamos avanzado un paso más y todo esto se fue dando de la mano de José Omar Pastoriza y la motivación del gran Richard Páez, personaje para muchos es el precursor de la generación que les hablo.

Dentro de esa extensa lista de jugadores que vistieron la camiseta ‘Vinotinto’ desde finales de la década de los noventa hasta finales de la década de los 2000, aún hay muchos que continúan trabajando por el fútbol venezolano.

Algunos desde el rectángulo engramado, todavía como jugadores, siendo el caso de “Miky” Mea Vitali o Andrés Rouga. Otros por fuera de este: cumpliendo labores administrativas o representativas como el caso de Alejandro Cichero, Rafael Dudamel o Luis “Pájaro” Vera, pero de lo que sí podemos estar seguros, es que todo es en pro de un fútbol venezolano estancado pero con ganas de crecer.

Desde hace un tiempo para acá hemos sido testigos de cómo todos estos jugadores anteriormente nombrados van llegando al final de su carrera futbolística por lo que llega el momento de algo más. El fútbol en Venezuela pide algo más. Como dijo Noel ‘Chita’ Sanvicente “esta generación necesita resultados”

Generación de Resultados

Período que comenzó desde 2007 cuando César Farías tomó las riendas de una Selección que comenzaba a dar de qué hablar en Sudamérica y comenzaba a exigir respeto a nivel mundial también. Acá es donde entra una nueva serie de jugadores. Pasar de ser “La Cenicienta” a formar una “Selección de Héroes” y posteriormente a una “Generación de resultados”, esa que necesita escribir su nombre en la historia del fútbol.

vinotinto avs

Para ese entonces, se contaba con una cantidad importante de legionarios y que con el pasar de los años, ha ido en constante aumento. Cosa nunca antes vista en la historia de nuestro fútbol. Podemos decir entonces que sumado a la hazaña del 2011, Venezuela estaba dando otro paso importante en la historia de su fútbol.

Los equipos venezolanos tienen nivel de exportación. Lo hemos comenzado a sentir desde hace unos años para acá, en donde son más de 50, los legionarios que temporada tras temporada, representan a Venezuela en otras ligas a nivel mundial, incluso, suelen dejar al país en alto, ayudando a sus respectivos equipos.

Por lo tanto, esta generación debe cumplir y nosotros, como fanaticada debemos exigirle. Pero no con esta exigencia, significa que estaremos solo en las buenas y en las malas no, porque el fútbol es así, a veces te tiene en la cima, luego te baja y al rato te vuelve a subir (sino pregúntenle a los argentinos o paraguayos, por poner ejemplos sudamericanos).

Como fanáticos, es nuestra obligación exigirle a esta generación, algo más. El detalle está en que estas exigencias no sólo se le deben hacer a la ‘Vinotinto’, a ‘Chita’, a los legionarios que representan a Venezuela. No. También se le debe exigir más al Fútbol Nacional, a la FVF, a los “clubes” representantes de la Primera División. Por ahí debemos empezar, debido a que todo es un eslabón.

Vinotinto

Extrañamente, el apoyo y el nivel de juego de la Selección Nacional y el fútbol venezolano son totalmente distintos. ¿Por qué no dar el mismo apoyo? ¿Por qué no asistir a los Estadios cada fin de semana? ¿Por qué no invertir en este? Acá está la diferencia. Parte del cambio y de la exigencia, proviene de nosotros mismos.

Es necesario más apoyo del fanático. Es necesario más futbolistas y dirigentes comprometidos con el deporte, aquellos que con verdadera pasión recuperen el valor del fútbol y lo impongan a nivel nacional, más allá de intereses monetarios, así el fútbol venezolano mejorará y con este, el nivel de una Selección Nacional que va en constante crecimiento, pero que aún le falta mucho por aprender y mejorar.

Entonces ¿por qué no se puede pensar en un fútbol venezolano mejor?

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,