9,58 cosas que quizás no sabías de Bolt



BBC MUNDO | FOTO: AFP

La única vez que Usain Bolt “fue lento” en su vida ocurrió cuando el velocista jamaiquino nació 10 días después de la fecha prevista del parto.

A partir de ahí su historia ha estado ligada a la velocidad de sus piernas, las mismas que lo convirtieron en el ser humano más rápido que jamás haya existido, por lo menos desde que el mundo tiene memoria.

Su deslumbrante aparición ocurrió en 2008, cuando logró las medallas de oro olímpicas en Pekín de los 100 y 200 metros planos, con récord incluido en ambas pruebas.

Bolt ha sido objeto permanente de artículos, documentales, libros e incluso películas.

Se han escrito biografías de él y hasta su cuerpo ha sido analizado científicamente para entender cómo es posible que una persona con su complexión física sea capaz de generar tan asombrosa explosión de velocidad.

Diferentes facetas de Usain Bolt en la pista. | FOTO: AFP

En otras palabras, se ha dicho prácticamente todo de él.

En especial en los días previos al que será su último campeonato mundial de atletismo, el que se disputa desde este viernes en Londres.

Sin embargo, hay cosas de su vida que no forman parte del conocimiento general y que le dan aún más relevancia a sus logros.

Y es por eso que en BBC Mundo recopilamos nueve que quizá no conocías.

1. Todo comenzó por un almuerzo

Hay varias versiones, incluso surgidas del mismo Bolt, pero lo relevante es el final.

Se dice que cuando tenía 10 años llegó un día al colegio sin almuerzo y cuando su entrenador de críquet se se percató de la situación, le ofreció parte de su comida con una condición: que superara en una carrera de velocidad a uno de los niños más rápidos de la escuela, su amigo Ricardo Geste.

La prueba de la consagración, la final de los 100 metros planos en Pekín 2008. | FOTO: GETTY IMAGES

Otra versión dice que Bolt y Geste discutían sobre quién de los dos era más rápido cuando el reverendo Nugent intercedió y ofreció un almuerzo gratis para el ganador de una carrera.

Bolt ganó la prueba y a partir de ahí no hubo quien lo parara.

2. Ha corrido 100 metros en menos de 9 segundos

Sucedió durante la final del relevo 4×100 en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

Corriendo el último tramo de la prueba, se calcula que Bolt necesitó de tan sólo 8,70 segundos para completar la distancia y asegurar la medalla de oro para Jamaica.

Por eso no es de extrañar que él haya formado parte de los 6 equipos más rápidos que han existido en la historia de los relevos.

3. Tiene una mascota más rápida que él

En 2009 conoció y adoptó un cachorro de tres meses que había sido abandonado en Kenia.

Bolt no pudo evitar el encanto de su mascota. | FOTO: GETTY IMAGES

El animal en cuestión era un chita, la criatura terrestre más rápida del planeta, y fue tal la conexión que la bautizó con el nombre Lightning Bolt (Rayo Bolt).

El velocista pagó alrededor de US$13.000 para la adopción y desde entonces se hace cargo de su manutención en un centro en Nairobi.

4. Sufre de escoliosis

Bolt llegó a convertirse en el hombre más rápido del planeta gracias a las características físicas de su cuerpo, pero hubo una que pudo haberle costado su brillante carrera.

En 2004, el corredor jamaiquino fue diagnosticado con escoliosis, una curvatura anormal de la columna vertebral que en el caso de Bolt hace que su pierna derecha sea media pulgada más corta que la izquierda.

Él mismo reconoció que de niño no sentía el problema, pero que se fue agravando a medida que iba creciendo, lo que afectaba su rendimiento y le causaba repetidas lesiones.

Para alegría de todos sus aficionados, y gracias a su equipo de entrenadores, Bolt pudo mitigar el problema a base a masajes y entrenamiento.

5. Es más rápido que un autobús

A Bolt lo han hecho correr contra todo tipo de rivales, desde príncipes hasta animales, pero en 2013 protagonizó un inesperado duelo en Buenos Aires frente a un autobús.

Al final terminó siendo una victoria fácil para Bolt. | FOTO: GETTY IMAGES

El escenario fue la avenida 9 de julio de la capital argentina y el desenlace no fue otro que el esperado.

Cargado de pasajeros, el autobús de la línea 59 recién iba acelerando y subiendo sus cambios cuando Bolt cruzó la meta.

6. Lloraba antes de las carreras

Una de las debilidades de Bolt en sus comienzosera que no podía contener los nervios antes de las carreras y en ocasiones incluso llegaba a las lágrimas.

“Cuando hablé con él dejó de llorar y creo que lo pensó y después dio: ‘Está bien mamá, voy a hacer lo mejor”, contó su mamá Jennifer a CNN al recordar los campeonatos juveniles en 2002.

“Le dije que el Señor está contigo y que voy a rezar por ti. Él simplemente salió, lo vi correr con toda la multitud gritando su nombre”.

“Creo que eso lo ayudó a motivarse”.

7. Fanático del dominó

Uno de los pasatiempos favoritos de Bolt es jugar a dominó con sus amigos.

“Puedo jugar seis horas seguidas sin problemas”, reconoció en una oportunidad.

“Para algunos se trata de un simple juego de bar donde prevalece la suerte. Para mi es un juego muy técnico que requiere un alto grado de habilidad”.

8. Sólo ha perdido una gran final

Aunque la verdad es que no la corrió.

Su gran decepción, la final de los 100 metros planos en Daegu. | FOTO: GETTY IMAGES

Desde que conquistó las olimpiadas de Pekín, Bolt ha ganado cada una de las finales que ha disputado en juegos olímpicos y campeonatos mundiales.

A excepción de la final de los 100 metros planos en Daegu, Corea del Sur.

En esa prueba fue descalificado por una salida en falso, resultando ganador su compatriota Yohan Blake.

9. Se presentó una noche en Nueva York

Parece un recuerdo de otra época, la imponente imagen de sus 1,95 metros cruzando la línea de meta bajo la irregular iluminación del Gran Premio de Atletismo de Nueva York.

El cronómetro se había parado en 9,72 segundos, récord mundial para el joven jamaiquino de 21 años que sólo había comenzado a correr seriamente el hectómetro ese mismo año.

Fue el comienzo de lo que vino después, un dominio absoluto de las pruebas de velocidad en todo el mundo.

0,58. La fiesta

Probablemente esto es algo que ya sabías, pero quizás no conocías de dónde vienen sus particulares movimientos al bailar.

La propia mamá de Bolt, Jennifer, reconoció que el velocista había salido más a su padre, Wellesley. | FOTO: GETTY IMAGES

“De joven le gustaba mucho la fiesta”, le contó su padre Wellesley a la BBC.

“Viene de mi”, añadió con una sonrisa el progenitor del deportista, quien se considera el “guapo” de la familia.

(Visited 52 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,