Lorenzo abre una nuevo conflicto con Rossi



EFE

El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) evidenció en el Gran Premio de Catar de MotoGP cuál es su fortaleza para la presente temporada, prácticamente la misma que en la segunda parte de la pasada campaña, pero en Losail abrió un nuevo frente con su compañero de equipo, el italiano Valentino Rossi, con un cruce de declaraciones a cual más enfervorizado.

Lorenzo ya logró el mejor tiempo de entrenamientos y aunque Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) demostró tener muy buen ritmo durante los mismos, lo cierto es que luego en carrera el campeón del mundo en título supo plantear la estrategia correcta con todos sus rivales, sabedor de que la velocidad de las Ducati podía amargar su primera victoria del año.

Lorenzo dejó hacer a los pilotos de Ducati y uno se descartó “solito”, Andrea Iannone, por caída al rodar demasiado presionado, y el otro al no poder aguantar el ritmo del español, que supo esperar el momento propicio para superarlo y luego marcar un ritmo más rápido que el suyo en la zona que mejor se le daba, el cuarto parcial, para abrir un hueco que ya nadie pudo enjugar.

La victoria de Lorenzo resultó inapelable, pero fuera de la pista la noticia de la renovación de Valentino Rossi le sentó a “cuerno quemado” al vigente campeón, que aseguró que “en realidad es lo único que podría hacer”, por edad y por lo que le había sucedido anteriormente en otras marcas como Honda o Ducati.

Rossi, que no elude el combate cuando de hablar se trata, no se “cortó” al asegurar que, si de la marca que Lorenzo habla que tiene una oferta, hace falta “tener cojones para ir a Ducati, por eso no se irá”, aseguró el italiano el sábado por la noche.

Desde luego Valentino Rossi sabe manejar como nadie ese tipo de situaciones, al provocar a su rival y compañero de equipo de la manera más directa posible y, aunque a Lorenzo seguramente no le han gustado nada las declaraciones del italiano, tras la carrera de Catar prefirió no entrar al trapo y asegurar que él prefiere hablar en la pista y en esta ocasión lo hizo alto y claro.

La carrera de Moto2 fue un auténtico caos por culpa del semáforo, que no funcionó correctamente y forzó el error de ocho pilotos, aunque sólo seis fueron sancionados con un paso por la calle de talleres al principio de la carrera y los dos últimos casi al final de la carrera con veinte segundos, lo que en realidad les benefició y no sentó demasiado bien.

Ganó el suizo Thmas Luthi, un clásico en lo más alto del podio en Losail y seguramente durante toda la temporada, aunque no será quien más probabilidades tenga de aspirar al título mundial frente a la juventud de Alex Rins, penalizado en la salida, Sam Lowes, al que le ha venido muy bien el cambio de moto de Speed Up a Kalex, o Franco Morbidelli, por citar algunos.

El italiano Niccolo Antonelli ganó por apenas siete milésimas de segundo a Brad Binder, pero ellos y muchos de los que acabaron pegados a su estela serán, con toda certeza, los protagonistas de una de las temporadas más igualadas en la más pequeña de las categorías y en la que al menos Jorge Navarro debiera defender a la representación española con éxito y su primera victoria en el mundial.

(Visited 15 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments