Como corderos cuando juegan fuera del Camp Nou



Raúl Zambrano Cabello – @RaulZambrano7 | FOTO: Agencias

Nuevamente el FC Barcelona visitó en el partido de ida a un buen equipo en la UEFA Champions League. Esta vez el destino fue Turín y tuvieron en frente a la Juventus, club que reina actualmente en el fútbol italiano. Otra vez el resultado para el conjunto catalán fue catastrófico, como un cordero cuando sale de su rebaño y anda perdido sin encontrar el camino.

Este martes Luis Enrique puso en cancha a un equipo “retocado” en la ya disonante defensa que tiene al mando, y uso este término porque en nada se parece la última línea blaugrana al lujoso ataque apodado MSN –que por cierto estuvo desaparecido de escena en el Juventus Stadium-.

Pero, retomemos el tema. Mascherano tuvo que suplir la baja de Busquets en el medio del campo, y Jeremy Mathieu fue titular en el lateral izquierdo en detrimento de Jordi Alba: Juan Guillermo Cuadrado se frotaba las manos cuando supo la noticia.

Cuadrado desbordó a placer al francés durante la primera parte – Agencias

El reloj no marcaba aún los 10’ minutos cuando el colombiano encaró al improvisado lateral francés, lo encendió a bicicletas, levantó la cara y le puso un pase perfecto al héroe de la noche juventina, “La Joya” Paulo Dybala, quien definió el primer gol como cuando un compás traza un semicírculo en papel. La imagen de Ter Stegen en el suelo iniciaba un capítulo que rememoraba lo que había pasado en aquella trágica noche parisina el 14 de febrero; pero, peor aún, aquellos fantasmas empezaron a rondar en un equipo que no mostró alma ni idea para jugar.

La inteligencia y el control que ejercía el equipo local sobre los tiempos de juego le permitió replegar, ajustar las líneas y cuando hizo sentir un poco cómodo a su rival, ¡boom!… llegó el segundo latigazo mortal de Dybala. El argentino le imprimió una rosca tremenda al balón que el guardameta culé poco pudo hacer. El Barcelona tenía la pelota, pero se dejaba llevar por el falso dominio que le dejaba ejercer su oponente. En realidad la estrategia de Allegri era limpia y letal.

Dybala al momento de su magistral definición en el segundo gol – Agencias

En la segunda parte el técnico español intentó ser más agresivo al retirar a un Mathieu perdido por el portugués André Gomes, curiosamente otro futbolista que ha sido señalado por la prensa e hinchada catalana recientemente. Era evidente que el DT barcelonista se dio cuenta que Mascherano no daba pase limpio, cortaba y luego perdía. Se extrañaba notoriamente la categoría de Busquets.

Un testarazo certero de Chiellini significó lo que el propio técnico catalán afirmó tras el partido, “parecía la tercera parte del PSG – Barsa”. Otro descalabro para el equipo de Luis Enrique que venía de perder también en liga contra el Málaga.

¿Qué le pasó al Barcelona?

O mejor dicho, ¿qué le pasa? La baja de Sergio Busquets se notó con evidencia. El Mascherano siempre aguerrido y punzante para tapar los espacios e intentar quitar la pelota, no se notó. Esas dos acciones las realizó casi al nivel que se le conoce, pero el pase después de robarla quedó a deber. Puede que esto afectó al todopoderoso tridente Messi – Suárez – Neymar porque no le llegaban pelotas con claridad, el ‘10’ se retrasaba más de la cuenta para tener contacto con la pelota y cada vez que eso se nota en la cancha te deja la sensación que las cosas no andan bien.

Otro punto débil es los dos laterales. Sergi Roberto intenta ocupar el espacio por la derecha pero la realidad es que no siente la banda porque sencillamente no es su posición natural. No se termina de ubicar entre el medio y su costado, caso parecido a la banda izquierda que defendió Mathieu. Se nota que ambos suben por obligación y no porque tengan vocación para hacerlo. Sin embargo, lo preocupante es que Jordi Alba tampoco pasa por su mejor momento.

Luis Suárez se reencontró en cancha con Chiellini después de la famosa “mordida” en Brasil 2014 – Agencias

En resumidas cuentas no hubo un planteamiento claro de juego y el equipo volvió a sentirse desalmado sobre el terreno. Es esa una sensación que han transmitido durante todo el 2017 cuando tienen que jugar fuera de la inmensidad del Camp Nou. Aquí pues yace una interrogante: ¿Luis Enrique no sabe plantear cuando tiene que visitar?

¿Habrá un segundo milagro?

Para diluir esta pregunta es pertinente acotar que la Juventus no es el PSG, y eso se traduce a la diferencia en experiencias que poseen los jugadores del equipo italiano en estas instancias con los de París. Más que un milagro, el Barcelona necesitará hacerle cuatro goles (3 para ir a prórroga) a un equipo que sólo ha permitido dos en lo que va de Champions. Necesitan el peor día de la carrera de jugadores como ‘Gigi’ Buffón, Dani Alves, Sami Khedira, Chiellini, Dybala o Higuaín.

Pero el talento y la experiencia también están sobre los hombros de una institución que ya le remontó 4 al PSG. Mística, hambre y contundencia son tres cosas que deberá asociar la plantilla blaugrana. Pero no deben olvidar que tienen también compromisos en liga y su archirrival Real Madrid pudiera sacar más ventaja.

(Visited 105 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,