Lo excelente, bueno y malo del pase a semis



Raúl Zambrano Cabello – @RaulZambrano7 | FOTO: Getty Images

Con tintes dorados sigue la plena escritura histórica de los 21 muchachos Vinotintos que están representando a Venezuela en el Mundial sub-20 de Corea 2017. Este domingo se sufrió y se luchó, pero se ganó frente a una selección estadounidense que demostró lo estudiado que tenía a Venezuela.

Lo cierto es que por más videos y análisis que pudieron sacar los norteamericanos del juego Vinotinto, la selección de Dudamel le dio una muestra categórica de buen fútbol, incluso cuando ya no tenían más pierna. En esa oportunidad corrieron por el hambre y las ganas de ganar.

El marcador fue 2-1, un resultado más mentiroso que los incrédulos que no daban ni medio por estos muchachos. Venezuela llegó en cantidades abismales al arco grigo, pero se topó una y otra vez con la nueva figura Klinsman, portero hizo del goleador legendario de Alemania. También se atravesaron los palos y la falta de puntería.

Pero la justicia se impuso, y eso es lo que más importa. Los dirigidos por Dudamel nunca bajaron los brazos y su premio estuvo en el final.

Celebración venezolana en el camerino – Prensa Vinotinto

Lo excelente

El crecimiento en el juego colectivo fue aún más notorio que lo antes mostrado. No caben dudas que esta fue la mejor versión de Venezuela en todo el Mundial, hay individualidades bien marcadas como las de Córdova y Peñaranda que se salen del lote, pero nunca resignaron a la responsabilidad de jugar en equipo.

Pasar a las semifinales es lo excelente para una delegación trabajadora, incansable y con sueños por cumplir. Lo hicieron con un poderío físico notorio, dos prórrogas en las piernas y con ganas de seguir corriendo.

Adalberto Peñaranda merece un reconocimiento especial en esta presentación. El nativo de El Vigía corrió más que el coyote persiguiendo al correcaminos, el buscó el gol gasta quedar sin pierdas. Y fue casi sin energías para seguir cuando le llegó la oportunidad dorada a la insistencia. Marcó el gol que marcó el camino y luego se retiró feliz.

Adalberto Peñaranda celebró su gol – Getty Images

Fue un partido bisagra, se echó a sus compañeros al hombro y nunca se escondió. Recibió castigo por parte de sus homólogos norteamericanos, pero nunca dejó de proponer el mano a mano.

Lo bueno

Ante la ausencia de Soteldo por lesión, debían surgir otras figuras para guiar el barco Vinotinto. Peñaranda fue el director de la orquesta, pero Sergio Córdova y Yangel Herrera siguen demostrando que sus nombres deben están en el 11 del Mundial sí o sí.

Ronaldo Lucena manejó la pelota parada y los tiempos del partido como los buenos, y Samuel Sosa dio la asistencia al primer gol de Peñaranda. Ambos se terminaron por graduar en esta selección.

Otra vez se sufrió para ganar, pero del sufrimiento propio la madurez reina en el grupo. Esto puede ser un factor fundamental ya pensando en el trascendental encuentro del próximo jueves por el pase a la final.

Lo malo

Curiosamente en el mejor partido colectivo del equipo surgen la mayor cantidad de cosas negativas. Por diferentes motivos, pero ahí están.

Lesión de Soteldo. El habilidoso volante de Huachipato se resintió de la lesión que traía al Mundial y fue baja en el partido de cuartos. Su participación en semifinales es toda una incógnita a la espera de un reporte oficial.

Récord de Fariñez. Nuevamente Wuilker Fariñez terminó con su valla inmaculada en los 90’ minutos, pero cuando se terminaba el partido Jeremy Ebobisse terminó con la magia. El canterano del Caracas FC acabó con 506’ minutos seguidos sin permitir anotaciones en el Mundial, quedó a poco menos de 80’ minutos para superar la marca de la categoría.

Si superó a Cristopher Toselli como segundo mejor registro de imbatibilidad en el Mundial sub-20 (tenía 492’). Pero no logró superar al guardameta portugués “Mika”.

Los que se pierden las semis. Había seis jugadores apercibidos en la selección venezolana, de los cuales dos mordieron el anzuelo y se perderán las semifinales. El primero en ser amonestado fue José Hernández, el lateral derecho que secó al mexicano Antuna y al japonés Doan, ambos figuras de sus seleccionados.

Velázquez no podrá disputar las semifinales – Getty Images

El segundo fue el impecable central William Velázquez, líder y máximo jerarca de la línea defensiva criolla. Ambos serán duras bajas, pero Dudamel tiene como opciones a Eduin Quero para el lateral y a Joshua Mejía como central.

El desgaste. Por último y no menos importante, Venezuela acusa cansancio debido a tener dos prórrogas seguidas. Esto se empeora cuando revisas el poco recambio que ha mostrado Dudamel, se tarda para hacer los cambios y siempre sale con su 11 de gala. Les tiene tanta confianza que los exprime y al final le terminan por responder.

(Visited 3.027 times, 1 visits today)
Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments

,