HOME
Opinión
Luis Pico

• Luis Pico

Fútbol

636018998239547509m
Lo que dejó la Copa América Centenario para la Vinotinto
Venezuela volvió a mostrar su mejor cara: llegó a los cuartos de final de la Copa América Centenario con argumentos y una idea de juego que plasmó en la cancha, y que ahora debe continuar en las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018
Publicado el 19 de junio de 2016, por Luis Pico

LUIS PICO / FOTO: EFE

La Vinotinto superó con creces todas las expectativas que tenía para la Copa América Centenario, pese a haber caído por goleada en cuartos de final frente a Argentina.

Venezuela llegó a este torneo de la peor manera posible: última en Eliminatorias —cinco derrotas y un empate, en las que es la selección más goleada del certamen; con un entrenador que debía reconciliar un vestuario visiblemente roto y que apenas tuvo tiempo para hacer una gira de preparación y escoger una lista de 23 futbolistas de su confianza.

Y a este escenario había que sumarle una fase de grupos en la que tocaba competir contra la siempre candidata Uruguay; México, vigente campeona de la Copa Oro y Jamaica, vigente campeona de la Copa del Caribe.

De esta manera, el combinado criollo tenía ante sí mismo, sin lugar a dudas, un panorama que invitaba a pocos a esperanzarse, pero ante el que supieron, precisamente, recuperar su mejor versión futbolística, reencontrarse con la victoria y más allá de lo deportivo, llenar de ilusión a todo un país que vive horas negras ante una crisis humanitaria y económica sin precedentes.

Rompieron la historia

Si bien la afición venezolana esperaba que la Vinotinto diera una “patada a la historia” ganándole a Argentina para meterse en semifinales, y al final esto no se logró, sí se rompieron malos precedentes que desde hacía años venían persiguiendo a la selección.

La Vinotinto se reencontró con la victoria en partidos oficiales casi un año después de haber vencido a Colombia por 1-0 en la Copa América 2015. Asimismo, se dejó el arco en cero en dos cotejos consecutivos desde la Copa América 2011 y se  ganaron dos compromisos en fila por primera vez desde el año 2009 en las Eliminatorias rumbo a Suráfrica 2010.

Resurgió la Vinotinto

La Vinotinto volvió a mostrar su mejor cara, y no llegó por mera casualidad a los cuartos de final de la Copa América Centenario, sino que lo hizo con argumentos y una idea de juego que plasmó en la cancha, especialmente durante la fase de grupos.

En primer lugar, Dani Hernández mostró la seguridad que otrora se tuvo en el arco.

En cuanto a la defensa, Alexander González se lució como una alternativa confiable ante la ausencia Roberto Rosales, y Wilker Ángel se erigió en el líder de la zaga pese a su juventud —23 años de edad—, mientras que Rolf Feltscher, pese a las limitaciones técnicas que pueda tener, hizo lo propio en el lateral izquierdo.

Por otra parte, en el medio sector, Arquimedes Figuera —más allá de su error en el segundo gol de Argentina— se reafirmó como el acompañante de Tomás Rincón, ofreciendo quite y buena salida de balón al primer toque, entendiéndose casi a la perfección con el capitán de Venezuela.

Asimismo, Alejandro “Lobo” Guerra se lució como una pieza fundamental en la creación de juego ofensivo: el volante por fin mostró con la selección las características que lo han hecho parte insustituible en Atlético Nacional, club con el que jugará las semifinales de la Copa Libertadores en julio.

De igual modo, en la delantera, la dupla Salomón Rondón / Josef Martínez se complementó, marcó goles y cumplió su tarea a lo largo de la competición.

Juventud para las Eliminatorias

Si bien algunas jóvenes promesas como Juan Pablo Añor y Rómulo Otero pasaron más tiempo en el banquillo que en los terrenos de juego, cuando entraron mostraron los argumentos del porqué fueron llevados a la Copa, por lo que seguramente serán un buen complemento durante las Eliminatorias, en las que seguirán poco a poco pidiendo paso entre los 11 titulares.

Y si a esto se suman otras piezas del torneo local como Carlos Cermeño, Yeferson Soteldo y otras promesas que vayan surgiendo más allá de no haber dicho presente en este torneo, la Vinotinto, en caso de mantener su juego y resultados, seguramente dará de qué hablar en Suramérica, a pesar de que un boleto al Mundial de Rusia 2018 luce prácticamente imposible.

Artículos de
Blogueros recomendados