[OPINIÓN] Sin triunfalismo ni pesimismo, pero con tres puntos en el bolsillo



Raúl Zambrano – @RaulZambrano7/ FOTO: CORTESÍA

Sin triunfalismo ni pesimismo, así debe asumir el venezolano la victoria de hoy contra Jamaica. La selección nacional sacó los tres puntos que el papel imponía, ahora se deben hacer ciertos ajustes para poder competirle a Uruguay y México.

Hace un año Salomón Rondón le daba el triunfo a Venezuela en su debut de Copa América frente a Colombia en Chile, hoy hizo lo propio Josef Martínez contra Jamaica en la Copa Centenario. La diferencia de aquella Vinotinto con esta; es el estado anímico con el que afrontaban la competencia.

Si bien la selección de Sanvicente quedó eliminada, Dudamel tiene una bonita oportunidad de lavar la imagen que hoy encumbre a la selección nacional.

Debut con triunfo

La victoria de Venezuela frente a los “Reggae Boyz” significó la quinta en su historial de Copa América. Un triunfo que todo un país anhelaba después de tantas desazones vividas en las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.

Rafael Dudamel, en su primer partido “por los puntos”, no se enrolló y metió a los más experimentados en la cancha. Le dio la oportunidad a Luis Manuel Seijas y a Alejandro “Lobito” Guerra de jugar junto a Josef Martínez y Salomón Rondón en el frente de ataque. Utilizó un sistema 4-4-2 con Josef de media punta. Su apuesta fue darle la titularidad a Rolf Feltscher por la banda izquierda.

Se vio raro que hombres como ‘Juanpi’ Añor y Rómulo Otero quedaran fuera del 11 cuando venían jugando bien en los cuatro amistosos previos a la Copa. Dudamel apostó por la experiencia y la jerarquía que ofrecen Guerra y ‘Luisma’ en sus clubes, y estos le respondieron con mucho sacrificio.

El gol llegó a través de Josef Martínez, el equipo robó la pelota en plena salida de los jamaiquinos y el nativo del barrio El Combate colocó el balón por debajo de las piernas del arquero Blake. Luego del tanto al minuto 15’, el juego se le abrió aún más a los muchachos de la casa. Rodolph Austin le lanzó un “hachazo” a Tomás Rincón y se fue expulsado.

Todo parecía color de rosas, pero no fue así. El equipo jamaiquino se ordenó en defensa con la entrada de Wes Morgan y tuvo sus ocasiones. Venezuela intentó tener la pelota por intermedio de sus mediocampistas y algunas llegadas de Rincón, Feltscher o Ángel le daban otra cara a la selección.

En la segunda mitad los centroamericanos salieron con todo y pegaron una del poste, pero poco a poco Venezuela encontraría una calma con pelota que luego se convertiría en pasividad severa. Parecía paciencia, pero el último pase o el puntillazo no terminaban de llegar para matar el partido. Seijas y Guerra exprimidos, pedían cambio.

Se tardó Dudamel

En la pasividad de La Vinotinto, faltaba jugadores que rompieran líneas e impulsaran al equipo, Josef tampoco daba para más y lo pudieron haber pagado con creces. Rafael Dudamel tardó en los cambios y eso acrecentó la agonía del espectador criollo. Los 11 titulares también lo pedían hasta que Peñaranda con menos de 15‘ y Otero con 7’ minutos por jugarse, entrarían al campo de Chicago.

La entrada de estos dos le dio mucho dinamismo a un equipo controlador, ordenado desde sus centrales hasta el trabajo de presión alta de Salomón Rondón. Este domingo si se vio concentración – a pesar de los pesares – y se pudo finalmente concretar un triunfo esperado, frente al rival más débil, en teoría, del grupo.

La victoria de hoy le permite al venezolano soñar con cosas importantes dentro de la Copa, a pesar de la actualidad de la oncena nacional, pero hoy se ganó con más garra que otra cosa. Ahora habrá que competir con Uruguay y México para lograr romper los pronósticos iniciales.

Josef Martínez, mejor jugador del partido contra Jamaica - Cortesía

Josef Martínez, mejor jugador del partido contra Jamaica – Cortesía

Compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page

Comentarios

comments



Show Buttons
Hide Buttons