HOME
Opinión
Sergio Musella
@Sergio_Musella

Sergio Musella • @Sergio_Musella

Fútbol

Narrador de fútbol y redactor en Ovación Deportes
vinotinto vs brasil 1
[Opinión] Las Eliminatorias de los desamparados
Análisis de las Eliminatorias
Publicado el 14 de octubre de 2015, por @Sergio_Musella

@Sergio_Musella

Luego de lo sucedido en las dos primeras fechas de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018, La Vinotinto dejó una imagen muy pobre generando angustias y preocupaciones, además, por primera vez en dos ciclos eliminatorios se inició sin ninguna victoria.

Venezuela contra Paraguay mostró las primeras costuras de lo que vendría, con muchos errores defensivos y falta de comunicación entre los compañeros. Esto se vio evidenciado en el único gol del partido, cuando una falla entre Oswaldo Vizcarrondo y Alain Baroja produjo el gol del conjunto guaraní. A pesar de la derrota, La Vinotinto consiguió mostrar ciertos destellos de fútbol, pero la falta de ambición en el ataque condenó las aspiraciones de ganar el partido.

El juego de la selección cambió ante la disponibilidad en el campo de varios jugadores con características ofensivas y de creación, como Jeffren Suárez, que fue el más sobresaliente en esa derrota, o Luis Manuel Seijas y el mismo César “Maestrico” González. La ausencia de un jugador que conectara ese mediocampo con los delanteros generó un cortocircuito en el que los atacantes tenían que salir de su posición para bajar a buscar balones, perdiendo en reiteradas ocasiones la profundidad en el ataque.

También se evidenció la falta de remates al arco, ninguno fue con puntería y solo Luis Manuel Seijas se acordó de que se le podía pegar desde la larga distancia. Esto pesó mucho porque los paraguayos dejaban mucho espacio cuando retrocedían a su zona defensiva. Nadie aprovechó el espacio.

Paraguay como selección experimentada, y de mucha garra, supo aprovechar el único error defensivo de Venezuela y de esa manera caía el balde de agua fría en Puerto Ordaz, bajo la mirada de rabia y sorpresa de miles de aficionados que asistieron al encuentro. Los guaraníes se fueron con tres puntos que el mismo técnico, Ramón Díaz, había mencionado que no estaba en los planes.

Hay una frase que fue lapidaria en la rueda de prensa al terminar el encuentro, “Con ese tipo de errores no se puede ir a un mundial”. Sigamos…

Con Brasil sucedió todo lo que no debía suceder. Un martes 13 donde la superstición de esa fecha (que para otras regiones del mundo es de buena suerte) fue la premisa y algunas personas comentan que simplemente esto fue mala suerte. Para otros ya la selección tenía un solo culpable: Noel Sanvicente.

Ayer durante las transmisiones y las redes sociales se comentaba que todo lo malo que sucedió fue de “Chita”. Claro, como si él produjo el error para que William quemara las manos de Baroja al primer minuto de juego, el segundo gol y el error de Amorebieta en el tercero… Creo, y me parece importante comentar, que el técnico no juega. ¿Qué hay responsabilidad de la derrota? Sí, y mucha, pero no es el culpable de la derrota.

Fue muy duro para el aficionado ver como La Vinotinto corría detrás del balón. Hacía muchos años que no sucedía esto. Lamentándolo mucho sucede en el momento más duro para Brasil, cuando existía una posibilidad real de, por lo menos, sacar un empate. El mediocampo no funcionó. Rosales fue opacado, causó muchos errores y nadie se asociaba con Salomón Rondón. La pareja de centrales tuvo demasiados errores, con un Baroja impreciso en la salida y muy nervioso. Algo sucedió ayer que cambió la forma de ver a la selección que no enamora a nadie, ni se contagia de optimismo. Es necesario corregir y cambiar.

La responsabilidad de los jugadores pasa en entender el mensaje del técnico. Cuando no se entiende la idea hay algo que cambiar, pero también hay que ser autocríticos. No se sabe hoy a que juega la selección. El técnico solo dice que la planificación no sale, pero tampoco los jugadores dicen algo. Silencio en ese búnker. No hay más para donde agarrar en este momento, simplemente hay que cerrar los ojos y dejar que todo fluya. No hay de otra.

En este momento se debe hacer un autocrítica que abarque los errores del técnico y de los jugadores, no de un solo lado. Siempre es bueno ver puertas adentro porqué sucedió lo que sucedió, para mejorar y entender ir al Mundial no es algo en el que se pueda fallar, tampoco se pueden relajar y pasar el examen en la segunda forma de una reparación.

Bolivia será una dura prueba y Ecuador podrá sentenciar parte de una eliminatoria que es muy larga y muy difícil.

 

Artículos de
Blogueros recomendados